BIOGRAFÍA

Nació, Teresa Sarto, en Sabiñan (Zaragoza) y no por casualidad, los tres hermanos y generaciones varias lo hicieron siempre allí. Los cinco primeros años vive en Barcelona para trasladarse poco después, con toda la familia a Madrid. Recuerda desde muy pequeña los viajes con sus padres y hermanos, best verizon flip phone for seniors reduslim preço las visitas en “rutas del Románico“ a museos y salas de exposiciones, como parte de tareas habituales durante los días de fiesta y domingos, alternando en general con excursiones “al monte “, a la Casa de Campo, Montes del Pardo Navacerrada, la Boca del Asno… acompañados por sendos cuadernos de Dibujo que todavía conserva.

Sus padres tenían una gran sensibilidad hacia el Arte (con mayúscula) y era natural que esas aficiones se compartieran con los hijos. Su madre, desde pequeña asistía a clases de dibujo y pintura, era considerada una buena acuarelista. Su padre, dibujaba con gran precisión y sensibilidad, fundamentalmente, sobre temas arquitectónicos en tiempo libre.
Todo ese ambiente hace que a medida que va creciendo pase del divertimento en el dibujo y la acuarela al compromiso serio de la profesión.

1964

La Academia “Peña“ de la Plaza Mayor de Madrid será el lugar donde durante 8 meses se prepare para el ingreso en Bellas Artes. El reducido número de alumnos (50) de entonces y la depuración en las pruebas de ingreso establecían un marco que no puede compararse con la actualidad, ¡duras, vaya¡. Ingresa en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid ese mismo año, después de obtener el indispensable voto de confianza que los profesores Peña y Barranco concedían a sus alumnos, en calidad de preparadores. Recuerda que en la academia Peña coincidió con Clara Gangutia (pintora bien reconocida en la actualidad) y debido a la juventud de ambas, les supuso en algunos momentos contar con que la incredulidad de sus preparadores, respecto a su nivel frente a posibles resultados favorables, pusiera en peligro el citado consentimiento para optar a superar la prueba de ingreso en San Fernando.

Recuerda con agradecimiento la pintora Teresa Sarto, la gran suerte de tener como profesores a los maestros Antonio López (Antoñito), Manuel Villaseñor, Zarco, Luis Alegre, D. Guillermo Vargas Ruiz, Soria Ahedo, Echauz, E.Capa…..y otros. Y también que en el último curso de carrera, la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando se trasladó a la ciudad Universitaria con la pena de los alumnos que allí trabajaron, pues fueron cuatro largos años en la calle Alcalá repletos de vivencias cercanas. Los museos, salas de exposiciones cercanas, meriendas con tortilla de patata y guitarra en mano que, hasta los descansos, esperaban en los arcones de nogal junto a las estatuas que también adornaban los pasillos de la escuela San Fernando y contribuían a crear aquel ambiente tan especial que envolvía el lugar y las clases. Eran años en los que se rifaban los sitios para dibujo , lo hacia el bedel de Peñaranda con su cigarro siempre en la boca y la boina que llenaba sistemáticamente de papeletas numeradas cada vez que se cambiaba la pose y se sorteaban los caballetes.
En aquella época los alumnos organizaban las mejores subastas de pintura para financiar el viaje fin de carrera. A cada alumno se le asignaba la visita a un artista para que con la donación de su obra y posterior subasta, la recaudación fuera destinada al viaje fin de carrera que finalmente hicieron a Italia y Grecia durante 30 deliciosos días. Teresa Sarto visitó a Colmeiro y la obra de este fue subastada junto a las demás donaciones de artistas enormemente generosos como Vela Zanetti, Vaquero Turcios, Beulas, Miralles…etc, que fueron subastadas públicamente en dos conocidos hoteles de Madrid. Siempre se acordará de aquella experiencia. Italia y sus enormes proporciones, su gran belleza y estética refinada. Este país al que se unió por ascendencia y algunos años de vida. Pais al cual seguirá enganchada de por vida, por afectos y profesión.

1968

Este año, ya el último de la carrera, consigue la beca de paisaje del Paular en Segovia. Todo un verano para pintar al aire libre Zamarramala y sus impresionantes campos amarillos, sus cielos grises y plomizos de las calurosas tardes de verano. Pinta también dentro de un torreón del Alcázar, junto a otros pintores y en compañía de las palomas residentes. Luego estarán los amigos entrañables de la ciudad: Ángel Serrano, dueño de la “Casa del Siglo XV” , autentico mecenas, precursor y enamorado del arte y de la pintura. Él es el quien compra el primer cuadro a Teresa y se lo paga con un “Niño Jesús“ de terracota y un relicario de plata de la Virgen del Rocio, que todavía conserva con enorme cariño. Otros amigos, los best verizon flip phone for seniors reduslim preço Peñalosa, Moro, Javier de “Narizotas” y la convivencia con los otros becarios de todas las Escuelas de Bellas Artes de España, los alumnos de los cursos de verano para extranjeros y Luis Alegre al mando de todos ellos . Toda una experiencia que finalizará con una exposición colectiva en la Caja de Ahorros de Segovia. Por esa época gana el Primer Premio de pintura al aire libre de la Facultad de Medicina en Madrid.
En Otoño ya con la carrera terminada cambiará de aires y viaja a Lyon para trabajar y conocer nuevos ambientes. La experiencia es dura pero mejora el idioma y gana algunos dineros que invierte junto a su tiempo libre, para costear material y pintar. De vuelta a España, con una considerable producción, participa en el premio de Pintura Alonso Cano de Granada ganando el Primer Premio en una exposición conmemorativa al pintor.

1971-73

Teresa tiene la oportunidad de hacer una primera muestra individual en Madrid, la Sala Lex. La exposición consta de dibujos, acuarelas y técnicas mixtas que apuntan hacia un expresionismo incipiente centrado en un tema común, las brujas, en que deriva la obra que hizo en Lyón.
Paralelamente y dado que en aquellos momentos las enseñanzas medias carecen de profesores de Dibujo, decide compaginar la docencia con la pintura aceptando un horario de tarde–noche en el Instituto. Aquel horario se correspondía con alumnos del llamado “nocturno“, personas mayores deseosas de conocer todo sobre los grandes maestros de la pintura y la actualidad de la exposiciones. Fue ésta una buena excusa para descubrirse en la enseñanza mientras aprende otra forma de ver en las innumerables visitas a museos y exposiciones. Gustosos e incontables fines de semana.
Italia otra vez, pero ahora para trabajar durante dos años. Se dedica fundamentalmente a la investigación de nuevas técnicas no tratadas hasta ahora. Entra en contacto con profesores y pintores de diferentes ciudades. Vive en Pavía y la cercanía de Milán es propicia para visitas y redescubrimientos de todo tipo de arte y ciudades, como Pisa, Florencia, Asis, Venecia, Roma, etc.

1974-89

En este tiempo la circunstancia de su vida familiar cambia con el nacimiento de sus dos hijos y el cambio a la ciudad de Salamanca. Su trabajo reconducido hacia las recientes ganadas oposiciones de Profesor Agregado de enseñanzas medias, le sitúan frente a una nueva manera de trabajar en dibujo. Más refinado y analítico, conducentes a diversos proyectos expositivos como el de la Sala Winker (Salamanca) con la participación en la colectiva sobre “Nuevo Realismo en la Pintura Actual Española” o la exposición patrocinada por Diputación de Salamanca. O la del Palacio de la Salina, como primera muestra itinerante de “Pintores Contemporáneos Salmantinos” por la provincia.
Le siguen participaciones en otras exposiciones como la de Tordesillas (Valladolid), XI Certamen Nacional de Acuarela en Caja Madrid (Madrid) , XIX Concurso Nacional Rafael Zabaleta (Jaén), Ciudad de Utrera (Sevilla). En el año 1986 adquiere la condición de Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca a la vez que compatibiliza la docencia del Instituto con la de dibujo del natural y dibujo morfológico en la Facultad de Bellas Artes de Salamanca.
Lógicamente la actividad creadora de cualquier artista, poco a poco se va reconduciendo según su inquietud. El ejercicio con diferentes procedimientos pictóricos, conducen a Teresa a probar suerte en el campos de la Ilustración. Divertimento éste, que le llevarán a la publicación de algunos libros para la Editorial Anaya, Hesperides, Sígueme, etc., ilustrando, en complicidad con el pintor Eusebio San Blanco, a escritores como Bashebis Singer (Premio Nobel) o Mark Twain entre otros. Algunas de estas ediciones se tradujeron a numerosos idiomas y le dieron pie para participar en Ferias Internacionales como las Frankfurt o Liber 88 en Barcelona.

Es en este tiempo, cuando en compañía de otros pintores amigos, un día a la semana salen a pintar al campo con la excusa de, por un lado verse y charlar y por otra la de no olvidar el trabajo “de campo“ muchas veces dejado un poco de lado por las circunstancias. En el grupo estaban Lorenzo Gonzalez, Jose Luis Perez Fiz, Eusebio San Blanco, Jose Luis Serna, Pilar Gutierrez y la propia Teresa Sarto . Fueron unos años en los que recorrían los pueblos de alrededor de Salamanca con muchas ganas y mucho frío… para pintar ermitas, estaciones de tren, desguaces e incluso cementerios.

1990-92

Abre el año con algo muy importante para ella. Otra exposición individual en Galería Casanova (Zamora). El descubrimiento casual de la sala le hace preparar un proyecto a medida. Tiene el encanto de una casa de principio de siglo con desniveles, separación de espacios con arcos y suelos ricos con formas geométricas. Una sala sugerente y atractiva donde la obra de Teresa Sarto va a encajar perfectamente, pues es ahora una pintura intimista y recogida, dentro de la línea de la figuración, repleta de objetos personales que le acompañan desde siempre, que cobran otra dimensión después de pintados y en la cual los grises de color de la escuela de Madrid reaparecen, esta vez con mayor firmeza. Tal vez las enseñanzas de Antonio López estén presentes ahora o sea este un buen ¿momento? para empezar a descubrirlas junto a otras percepciones que motivan su obra: la soledad, reflexión y el compromiso con el buen hacer….El color no impone una necesidad principal en estos momentos. Es más simbólico que descriptivo. Surge la necesidad de experimentar con nuevos materiales, como los alquidicos que se revelan herramienta ágil para el desarrollo de la obra y le acerca mucho antes a los objetivos trazados: fondos con carga matérica, veladuras, texturas y el nuevo reto del gran formato en muchas obras. Todo esto le lleva a exposiciones individuales como la de la Sala Murillo (Oviedo) , posteriormente a la casa de la cultura de Llanes, Centro Arte de León o Bienal de Ávila. Es el año 91 y utiliza un formato que no abandonará nunca: son los cuadros alargados, verticales y horizontales, como modelo definidor del proyecto integral de trabajo. Soportes que son, en cuanto a lo que habitualmente se venía utilizando en el momento, innovadores. El formato del cuadro y la proporción elegida no son gratuitos y se van a consolidar en adelante, como parte decisiva del cuadro final: la composición.
Este mismo año se produce la creación de la empresa Teresa Sarto (Gestión Ilustración y Diseño) desde donde se da servicio a diferentes empresas de relevancia nacional e internacional.

1992 -95

La exposición Universal de Sevilla crea grandes expectativas en el país y a la pintora se le brinda la oportunidad de exponer en las mismas fechas de su inauguración, haciéndolo en el Ateneo de Sevilla. Exposición individual con obra que se ajusta al laberinto de la ciudad, matizada de alberos y amarillos. Tierra que sosiega el espíritu y la obra. Es el momento de incorporar panes de oro y otros elementos que se añaden a numerosos bodegones.
Retoma el contacto con Galería Casanova, en Zamora para participar nuevamente en una exposición de “Autorretratos“ y hace otra exposición individual en la galería de arte Nogal, de Oviedo.

En estos años se produce un gran movimiento de su obra: vuelve a salas en las que estuvo y busca nuevas ciudades para estar. A una itinerante: Castilla–La Mancha, que se inaugura en el Palacio de Benacazón de Toledo y continua en Caja de Castilla – La Mancha Cuenca, le sigue la exposición de profesores de Bellas Artes en Galería Artis (Salamanca). Participa en numerosos certámenes de pintura siendo seleccionada en el Museo de Antonio López Torres (Tomelloso), Fundación Elisa Tomás Yusti (Alicante), Quesada (Jaén), Almonacid de Zorita (Guadalajara), Enrique Ginestal de Talavera de la Reina (Toledo), Creadores Solidarios en el Palacio de Garci-Grande (Caja de Salamanca y Soria). Coincidiendo con estas fechas Teresa Sarto participa como ilustradora de la obra de Miguel de Velasco, Premio Adonais 1981 en el tema ” Poema de las Berlinas del Sueño“; viaja esta exposición a lugares como Bucarest, Atenas, Nápoles, Roma, Milan y Utrech.

1996-2001

Un grupo de pintores y escultores se reúnen para configurar un proyecto expositivo que llamaran “Realidad Transcrita, Transfigurada y Trasmutada“. Se inaugura en el Palacio de la Salina (Salamanca) para pasar posteriormente a la Iglesia de la Encarnación de Zamora. Esta muestra supuso un gran éxito teniendo que prorrogar la clausura debido a la gran afluencia de público. Marcos arquitectónicos resplandecientes para un exposición plural de profesionales con tendencias y estilos diferentes, pero perfectamente armonizados por los grandes formatos. De igual modo, las obras presentadas en salas como: Casanova (Zamora), o Casa de la Cultura de Llanes (Asturias), o Ateneo de Sevilla, el espacio arquitectónico es determinante para la lectura de la obra y en ese sentido es el ingrediente integrador.

Paralelamente, la actividad como ilustradora se multiplica con la publicación de sendas Biografías escritas utilizando la acuarela como técnica de expresión y refuerzos de tinta china. Continúa con la participación anual en Creadores Solidarios del Palacio de Garci-Grande (Salamanca) y en el 98 expone en MAC, Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Marbella con la galería Artis, en la VII Feria de Arte de Santander (1998) y otra exposición también colectiva e itinerante por Castilla–León titulada “53 Artistas“.
Se inaugura una nueva sala de exposiciones en Salamanca, la galería de arte Annia. Para tal evento se pide a diversos pintores salmantinos su participación, también a Teresa Sarto, que seguirá colaborando en la colectiva de “Pintoras Salmantinas“ comenzando así una relación con la galería que durará varios años. Participará en Arte Santander 99, Creadores Solidarios. Una nueva apuesta en galería Alameda de Vigo (1999 y 2001) y a continuación otra inauguración de galería en Salamanca, “Raya–Punto“ con un denominador común para el estreno, la apuesta por representar tendencias contemporáneas coexistentes en la ciudad. La temática, el ”metro”. A este reto creativo en el que concurren otros pintores de reconocido prestigio de la ciudad de Salamanca, Teresa Sarto utiliza la técnica del grabado a la punta seca, a dos tintas, descomponiendo el espacio en cuadrados de mayor a menor tamaño, creando un juego compositivo donde el elemento temático sigue proporcionadamente las pautas que sugiere el metro-cuadro. Este concepto de reinterpretación temática, vuelve a ser recurso creativo en la exposición celebrada en Galeria Centro Arte (León) con obras de “Pequeño Formato“ en el 2001 y en una nueva exposición cuya obra versará sobre el tema del “Ajedrez” en la misma sala de León.
Otro reto importante de creación investigadora fue la participación en la Feria de Arte Contemporáneo (A.R.C.A.L.E.) celebrada en Salamanca con la participación de destacadas galerías de arte de toda España, invitada, una vez más, por la Galeria Annia. El hilo conductor de este periodo se centra en torno a desarrollar plásticamente un tema.

Llega también la participación por 3ª vez en la Feria de Arte Santander con la misma Galería y al lado de Ramiro Tapia, Secall, Moran, Guazo y Casillas. El asunto que Teresa se propone es tan esencial como en los casos anteriores, objetos cotidianos y reflexiones esenciales sobre la ordenación de los elementos en el espacio del cuadro. En esta feria expone seis obras que son el resultado de todos los momentos expositivos anteriores.
La obra expuesta en la feria de Arte Santander fue editada en el Catálogo Nacional de Arte Canard 99/00.

Durante este periodo de tiempo, otro hecho importante para ella , el concurso oposición a una plaza de Profesor Titular de E.U. ganado en enero de 2001. A pesar de todo la actividad pictórica, lejos de disminuir, se incrementa notablemente participando en Ferias Nacionales o cumpliendo compromisos con galerías, contraídos con anterioridad y que temáticamente, se corresponde con el contexto de la investigación clave de este momento.
En todas estas participaciones de exposiciones la autora aprovecha para trabajar en nuevos procesos pictóricos de los que se deriven resultados aplicables a futuros proyectos expositivos de mayor importancia. El recurso de procedimientos cuya base de preparación se utilizaba en los antiguos “iconos” rusos, con base de yeso lijada varias veces y fondo de “bolo” al cual se fija posteriormente el pan de oro, para bruñirlo y utilizarlo como base de policromía, es motivo esencial de trabajo posterior para enriquecer los valores cromáticos, creando entre los distintos planos, gran efecto de profundidad.

2001-04

La actividad investigadora ha estado presente en todos los proyectos expositivos que ha realizado la autora. Experimentación permanente con todo tipo de procedimientos pictóricos o soportes diversos han motivado y conducido aspectos fundamentales de su obra. La curiosidad y la necesidad de indagar le lleva en el terreno académico a aceptar el reto de la gestión en calidad de directora del Master en Diseño de Interiores de la Universidad de Salamanca (Título Propio), comprometiéndose así, con el mundo de la arquitectura y del diseño. Consecuencia de ello es la dirección de determinados proyectos fin de master sobre el interiorismo.
En el 2002, con motivo del proyecto expositivo “Bodegones Taurinos“ en la galería Artis de Valencia, se propone un nuevo planteamiento compositivo en relación a sus formatos habituales, pero trascendiendo en su ruptura formal y abundando en una pintura más directa siempre sobre bases matericas, texturadas y definitivamente alquidicas.

Unos meses antes y aprovechando otra exposición, “Grandes Sueños /Pequeños Formatos”, en Centro Arte de León, la autora se había propuesto ya, abordar el tratamiento de materiales diversos, mediante el uso de los soportes minerales como la pizarra. Son los precedentes para resultados de inmediatas exposiciones variadas en contenidos, tamaño, forma y sobre todo soporte que tienen presencia en el año 2003 con otra exposición individual “Fantasías intimistas” en la Galería Nogal de Oviedo, la segunda en esta ciudad, con 35 obras donde aborda la utilización de procedimientos técnicos novedosos y problemas de nueva representación sobre soporte preparados con fibra de vidrio. Premisas procedimentales que argumentan la simplificación de los elementos representados, dando lugar a un juego determinante más directo con una obra final más jugosa.

Tal vez la carga psicológica que supone haber tenido la influencia de la tradicional Escuela de Madrid, caracterizada por la utilización de los grises de color, resalte en ella la necesidad de búsqueda temporal de otra paleta mucho más colorista. Aparecen así, colores óxidos, cadmios, amarillo indio, etc, que sustentan el cromatismo, hasta ahora ausente, de las próximas exposiciones individuales y colectivas: La exposición virtual en Centro Arte de León
o colectivas como fueron en la Iglesia de Sta. Mª de los Caballeros o en la galería Adora Calvo de Salamanca.

2004-08

Es esta una etapa distinta donde los mundos digitales van a tener un especial protagonismo . El momento más importante se produce con la participación en un trabajo de investigación aplicada centrado en el desarrollo virtual de un modelo de análisis o Patrón virtual anatómico, como soporte o infraestructura morfológica para personajes animados en 3D. La aplicación virtual tuvo lugar sobre los personajes creados por Dygra Films, para la película de animación 3D, “ El sueño de una noche de San Juan”. Esta película ha sido traducida a 21 idiomas, habiendo sido premiada con un Goya a la mejor película de animación en 2005.

Del 2005 son también, el soporte de dibujo digital para la película ralentizada sobre “la Cueva de Salamanca” o participaciones con el tema “Mujer” en la Sala de Exposiciones de Calvarrasa de Arriba (Salamanca), o la exposición colectiva en la Sala de Sto. Domingo de la Cruz “Figuraciones Nuestras“ o ”Natura, aula dei“ Colectiva de pintores Salmantinos patrocinada por la Diputación de Salamanca.
Tal vez, el contacto singular con las nuevas tecnologías y las posibilidades que ofrecen en la sincronización de campos y medios de expresión, haya sido la razón determinante para plantear en 2008 una exposición sobre matrices digitales en Caja de Ávila. Una propuesta que pretendió entenderse con el espacio abovedado y singular de esta sala, porque aquel lugar era adecuado para mover al espectador por un lugar que pudiera acercarle a una dimensión paralela (dejémosla en dimensión singular), a la concepción Platoniana entre lo físico y el mundo de las ideas, de cómo nos movemos a través de ambos y donde se construye en la mente del sujeto otra piel de las cosas.
Son los siguientes años, a partir de esa exposición, cuando puede decirse que prefiere la obra más reflexiva, siempre que entendamos por reflexión aquello que más le apetece, lo que más le divierte, donde más libre se siente… Porque con los años, los problemas técnicos sobre pintura se han convertido en un juego para disfrutar y disfruta pintando más que nunca. Esta actitud parece perfecta a la hora de plantear nuevas expectativas, tratar temas concretos, iniciar series o revisar anteriores propuestas de la propia trayectoria con una nueva mirada y de esta manera fue a dar con técnicas novedosas como la serigrafía digital, que de la mano del maestro Fuentes le ha permitido estar representada en el Museo Munincipal de la Cuchellería de Albacete, el Museo Arqueológico y de Historia Alejandro Ramos Folqués MAHE de Elche (Alicante), el Museo de Ciencias Naturales de Valencia, el Museo San Juan de Dios del Ayuntamiento de Orihuela (Alicante), el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert, en la casa Bardín de Alicante, el Museo de Guarda, en Portugal, en el Patrimonio de la Institución Universitaria de las Artes y las Letras de Bogotá de Colombia, en la Galleria d’Arte Contemporanea de Sassari en Cerdeña (Italia). el Centro Cultural Clavijero de Morelia, Michoacán, en México, en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata en Argentina y lo que esté por llegar a medida que pase el tiempo.

2009-2019

Son estos años cuando viene a transformar una durísima y cruel enfermedad en la más maravillosa y mágica forma de vivir para pintar. Lo hace, construyendo nuevamente un revulsivo profundo en el tratamiento de su obra, que especialmente analiza y construye al detalle, determinando, mejor dicho, despejando, incertidumbres pictóricas e infiltrando en ellas algunas cualidades personales, que siempre distinguieron a Teresa Sarto de la forma más peculiar. Intencionadamente seleccionados por ella tantos especialísimos ingredientes, regresando al tiempo a temáticas abordadas con anterioridad, pero singularizadas con soluciones descriptivas y enriquecidas con toda una suerte de detalles, consigue crear en el cuadro su propio universo paralelo.
En este momento tan especial crea algunas minúsculas y soberbias acuarelas. Con sus últimos seis óleos de idéntico formato, casi modulares, con un metro cuadrado cada uno, consigue lo que muy pocos pueden conseguir, enfrentarse al mismo tiempo a su obra, a su destino y a su propia vida en peligro, con una valentía excepcional, con la misma fuerza, grandeza y positivismo que solo pueden alcanzar las personas gigantes de mente y de alma especialmente elevada, noble y prodigiosa. Cualidades todas unidas a su excepcional sentido del humor, siempre adornado con una sonrisa única, consiguió integrar e integrarse en esa verdad universal enérgica y arrolladora, de la que hizo su propia personalidad y su gran obra.